Nuestra trayectoria.

Cultivar manzanas en ecológico: todo empezó con esta fantástica idea. A finales del verano de 1990 no éramos más que seis agricultores obstinados. Hoy en día somos más de 200, 100% ecológicos. Como nuestras manzanas, que llevan el nombre de Biosüdtirol más allá de las fronteras de Alto Adigio.

200 agricultores ecológicos, nuestras familias y muchas otras personas que comparten nuestra pasión. Esto es Biosüdtirol.

Obstinados y determinados como los seis del primer día. No ha cambiado nada: trabajamos en las mismas fincas de pequeñas dimensiones, cultivando por separado parcelas de 3,4 ha de media. Nuestros campos de manzanos. O, mejor dicho, nuestras casas.

Biosüdtirol, nuestra cooperativa.

200 agricultores unidos que optan por lo ecológico son más fuertes que uno solo. Uno para todos, todos para uno: de hecho, entre nosotros, la opinión y el voto de cada socio cuenta y vale lo mismo. Porque solo juntos podemos hacer frente a las inversiones necesarias para producir nuestras manzanas ecológicas. Cultivar, cosechar, almacenar, transformar, envasar, distribuir y vender un producto de manera profesional conlleva gastos. Y es una maravilla ver cómo la ecología y la economía consiguen convivir en una misma caja de manzanas.

VOG, el consorcio.

La cooperación es uno de los principios que nos guían desde siempre. Tanto es así que el mismo año de nuestra fundación elegimos formar parte del consorcio de cooperativas de frutas y hortalizas de Alto Adigio (VOG). Tras la Segunda Guerra Mundial, partiendo de humildes orígenes, el VOG se afianzó rápidamente y se convirtió en la organización para la comercialización de manzanas más importante de Europa. Hoy en día cuenta con más de 5.000 agricultores, capaces de producir 600.000 toneladas de fruta de calidad en una superficie cultivada de 11.000 ha en total.