El trabajo manual y reflexionar son los dos pasatiempos de Hubert Ebner. A finales de otoño, este agricultor ecológico entusiasta vuelve a pensar en el trabajo que lo espera y saca su herramienta principal: las tijeras de podar. Porque la poda es como una fuente de eterna juventud. El spindel es un sistema que permite que la luz solar llegue a los árboles de manera uniforme. De este modo la madera se conserva joven, precisamente como Hubert. Sus campos de manzanos tienen de cuatro a cinco años. “De esta forma las manzanas pueden desarrollar al máximo su sabor”. Esta es, en resumen, su filosofía. Y el secreto de su éxito.

Article Image
“Prefiero favorecer la proliferación de insectos útiles que desencadenar una guerra contra los parásitos. De todo lo demás ya se ocupa la madre naturaleza.”
Article Image

Las tijeras adecuadas, la técnica correcta, el momento ideal. Hubert podría escribir libros enteros solo sobre la poda. Y a pesar de ello, siempre está buscando cosas nuevas, movido por la curiosidad. En todos estos años de agricultor ecológico ha aprendido una cosa: a tener paciencia. Sobre todo en lo que respecta a los parásitos de los manzanos. Los tratamientos apresurados pueden llevar al éxito en breve tiempo, pero suelen resultar contraproducentes a medio plazo. Simplemente porque acaban también con muchos insectos útiles. Hubert está convencido de ello: “Prefiero favorecer la proliferación de insectos útiles que desencadenar una guerra contra los parásitos. De todo lo demás ya se ocupa la madre naturaleza”.

Con la misma tranquilidad, su mujer, Jutta, recibe a los huéspedes en su casa rural. Hupert toca con las manos esta filosofía cuando Jutta prepara los productos de la finca para sus clientes. Diversos tipos de siropes, chutney, compotas de fruta, fruta seca, sal con pétalos de rosa y azúcar con strudel, entre otras muchas cosas. Su filosofía sobre el cultivo de los campos no solo hace que aumenten sus conocimientos, sino también el huerto de hierbas al que se debe el nombre de la finca: “Kräutererbe Bacherhof”. También puede ser que precisamente esta finca sea la fuente secreta de juventud de Hubert. Los tratamientos Kneipp, la sauna y los baños en el pequeño lago próximo a la casa mantienen su cuerpo en forma, su espíritu encendido y su ánimo vivo.