Cuando nació Thomas, sus padres no eran de los más jóvenes. Se cría teniendo como referencia las enseñanzas de la “vieja escuela”, por así decir. Por ejemplo: para él es completamente normal abonar con estiércol. Una buena premisa, porque Thomas es uno de los primeros cultivadores de manzanas ecológicas de Alto Adigio. Ya a finales de los años 80, cuando el término “ecológico” era ridiculizado en distintas partes, él y cinco primos suyos dieron los primeros pasos en este ámbito adoptando medidas para proteger las plantas ecológicas.

En 1991, Thomas convierte el 100% de su finca a la agricultura ecológica. Además, desde su fundación, está involucrado activamente en la asociación Bioland de Alto Adigio. Demostrar unidad, hablar de todo sin censura. Y luego proseguir el camino unidos: eso es lo que más le importa. Este no es solo uno de los motivos por los que ha elegido hacerse miembro de la cooperativa, sino también uno de los motores que impulsan Biosüdtirol.

Los primos Hafner se ayudan entre ellos. Comparten algunas máquinas en sus fincas, y esto les quita un peso de encima: por otra parte, la agricultura ecológica está mucho más mecanizada de lo que se piensa habitualmente. Durante las inspecciones en el terreno y los viajes de formación al extranjero, los agricultores ecológicos de Alto Adigio se han dado cuenta de que las fincas ecológicas a menudo producen fruta de segunda calidad y manzanas destinadas a la transformación. Pero esta nunca ha sido la idea de los productores “testarudos” de Biosüdtirol. Ni lo es ahora. Menos que nunca.

"Vivimos de la agricultura y manejamos fincas relativamente pequeñas. Por eso con nuestras manzanas de mesa nos concentramos en la calidad más que en la cantidad".

Cuando Thomas habla del intercambio de experiencias entre agricultores ecológicos, se le iluminan los ojos. La primera generación –los que él llama “bioneros” – prestaba una gran atención a la protección de los cultivos. Y los que se fueron convirtiendo posteriormente a la agricultura ecológica introdujeron prácticas modernas, como técnicas de poda de frutales a la vanguardia. A continuación, en los prados se plantaron variedades resistentes a la roña, que requieren menos tratamientos contra los parásitos. En esta sutil línea fronteriza entre las experiencias sobre el terreno, la posibilidad de quedar decepcionados ante los resultados y las nuevas y ambiciosas ideas, la agricultura ecológica avanza en su desarrollo.

Thomas Hafner organic apple asparagus orchard southtyrol italy Thomas Hafner organic apple farmer organic southtyrol italy

Los campos de Thomas están concentrados en dos áreas, en zonas climáticas distintas situadas a 200 y 450 metros de altitud. Cuando las manzanas de una misma variedad maduran, esto se traduce en una sorprendente diferencia, con una variación de hasta diez días en lo que respecta al momento ideal de recolección. Principalmente cultiva Gala, Braeburn y Evelina®, además de variedades de uva resistentes, algunas hortalizas y – algo típico entre los originarios de Terlano – espárragos.

Thomas cuida mucho la vegetación que crece entre las hileras de manzanos. Entre otras cosas para su propio beneficio: cuando la hierba del prado está en flor, su oculorinitis le causa más de un problema mientras está en el campo. Sufre, piensa y busca una solución durante mucho tiempo. Luego tiene una idea: decide cortar la hierba del prado, una y otra vez, antes de que florezca. Cuando se pone manos a la obra corta por encima de lo que es habitual, aunque así se ve obligado a repetir el trabajo con más frecuencia. De ese modo mata tres pájaros de un tiro: se evita la oculorinitis, crea un refugio para los insectos beneficiosos y protege el terreno entre las hileras.

Hace dos años, una tormenta con ráfagas de viento que superaron los 80 km por hora se cebó con los manzanos de Thomas. Árboles caídos, manzanas listas para la recolección esparcidas por todas partes en el suelo. Un verdadero shock para toda la familia. Pero no hay que perder la cabeza: poco después, juntos, deciden replantar los manzanos. Enriquece el humus con semillas de centeno de invierno y algarroba, entre otras: así los árboles quedan fuertemente enraizados en el terreno. Incorpora plantas de cerezo y arbustos delante de cada hilera de manzanos. El anclaje transversal sirve como base para la malla antigranizo y otorga una mayor estabilidad al prado. Y la protección ayuda también contra el exceso de luz solar: de hecho, la sombra mantiene los árboles más frescos en épocas de mucho calor y las manzanas no se queman si hace demasiado sol.

Thomas Hafner organic apples nuts hailnet southtyrol italy Thomas Hafner organic apple trees southtyrol italy

En medio del campo Thomas ha creado un estanque, que sirve como fuente de agua para los insectos beneficiosos como las abejas, y alrededor ha dispuesto arbustos y avellanos. Para el grupo de cultivadores de fruta de Bioland, este campo de manzanos es un ejemplo de que se puede cultivar la biodiversidad dentro de la agricultura intensiva. La biodiversidad que caracteriza las plantas entre las hileras también es excelente. En el verdadero sentido de la palabra: el EURAC, junto con el centro experimental de Laimburg, la Universidad de Innsbruck y el departamento provincial que se ocupa de la naturaleza y el paisaje, ha premiado a Thomas con el tercer puesto en el concurso del prado más hermoso. Esto ha conllevado una investigación sobre la biodiversidad en los campos de frutales de gestión intensiva.

A Thomas le encanta hablar de la relación entre biodiversidad y agricultura: tanto de los puntos de vista que miran hacia delante como de los que dirigen la atención a las prácticas del pasado. También recuerda con placer la asociación para la ecología. Esta última operaba en la época del nacimiento del movimiento ecológico: consumidores y agricultores debatían sobre agricultura, alimentación y biotopos sentados juntos alrededor de una mesa. Si mira al futuro, Thomas no ve únicamente nuevos actores como la chinche marmoleada (Halyomorpha halys) –que corroe las manzanas–, sino también la fertilización como desafío fundamental para la agricultura ecológica. Por otra parte, los fertilizantes orgánicos están cada vez más solicitados, si bien su disponibilidad es limitada. Thomas ya tiene una solución: le entrega el polvo de roca a un ganadero ecológico, que la aplica directamente en el box. Y ya está listo el estiércol para sus frutales.

Thomas Hafner optimistic organic apple farmer southtyrol italy Bio Südtirol Rezepte web 134

El entusiasmo de Thomas y de su esposa Christine es contagioso. Sobre todo cuando se trata de comida auténtica. Se puede percibir su pasión en las conversaciones, probarla en la sopa de manzana de Christine y reconocerla en sus dos hijas. Lena lleva la Acetaia Walcher, que produce vinagre balsámico, condimentos, mermeladas y exquisiteces varias siguiendo recetas originales: naturalmente también con manzanas ecológicas, no podría ser de otra manera. Johanna, en cambio, va a un instituto especializado en ciencias agrarias. Un día podría seguir los pasos de su padre y contribuir al desarrollo de la agricultura ecológica: con optimismo, creatividad, cosmopolitismo. Y siempre con una sonrisa en los labios.